Cartas marcadas

por Sebastian Florindo Email

Cartas marcadas

Por Sebastián Florindo

Mucho se habla de cárceles, de puertas giratorias, de jueces garantistas, reacios a aplicar prisión preventiva, mucho se muestra a las víctimas de delitos. La agenda pública mediática está claramente planteada: vivimos en una ciudad, o un país, o un mundo, inseguros. Y debemos defendernos.

No es difícil que un medio de comunicación encuentre una víctima pidiendo mano dura. Pero esta víctima no será la primera que aparezca. La que se muestre contará con una, o varias, de las siguientes características: estudiará o trabajará, o al menos será un jubilado (léase: una persona que trabajó), tendrá cierta educación que le permita expresarse ante las cámaras con claridad, será un empresario (obviamente reputado como honesto) pero, el ideal de víctima es alguien que se dedica a una noble tarea, especialmente a la docencia o a la medicina. Es decir, la víctima a mostrar debe ser alguien encaminado a la santidad. El medio de comunicación evitará presentar a víctimas que vivan en la marginalidad, excepto que se la presente como una nota de color.

La elección del tipo de víctimas no es arbitraria, ya que mostrar que lo cotidiano es que maten a más personas en barrios pobres, y no que los maten en barrios ricos; quebraría la lógica de división social entre buenos y malos, entre las incuestionables víctimas y entre los que “algo habrán hecho”. Se evita mostrar que asalten a desocupados, o que violen a prostitutas, o que le den golpes a homosexuales, o … o … o … Casos que pondrían en duda a los estereotipos.

Así es como cuando hay alguien secuestrado en su hogar, o en el lugar de trabajo, es cubierto de inmediato por varios medios. Pero que en el Servicio Penitenciario Federal, en 2012, del total de 9.807 prisioneros solo estuvieran condenados 4.356 (44.41%)[1], no escandaliza. Y mucho menos escandaliza que de esos encarcelados sin condena un 28% pueda resultar en absoluciones o sobreseimientos[2], si se toma como parámetro lo que sucede en la provincia de Buenos Aires. Es decir que si se aplica el porcentaje de personas que resultan inocentes en la provincia al Sistema Penitenciario Federal diríamos que de los 5.440 sin condena encarcelados 1.523 resultarán finalmente absueltos o sobreseídos. Si sumamos las cárceles provinciales y comisarías, los inocentes encarcelados se multiplican varias veces.

Aquí es donde los medios juegan al mostrar el horror de una “persona de bien” secuestrada dos horas, y en el silenciamiento de los miles de detenidos por años, bajo excusa formal de que la ley lo permite, pero con el indudable beneficio de que en una sociedad dividida entre buenos y malos, se eligen quienes son los buenos, y a los malos ni justicia. Total, en el afán de dividir, no mostrar a las víctimas “indeseables” refuerza el bienestar de la gente de bien, que se sentirá mejor viendo medios que los aseguren en su ser, y que en ocasión de enfrentarse a un micrófono, replicarán este discurso guético, creyendo que ellos nunca sufrirán una prisión preventiva siendo inocentes.

Solamente porque ellos tienen las cartas marcadas.

Escrito para La Asociación Pensamiento Penal.

[1] Informe Anual SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL SNEEP 2012, página 4

[2] http://edant.clarin.com/suplementos/zona/2005/08/21/z-03215.htm vista el 18 de junio de 2014

Pequeña epistemología de la reincidencia

por Sebastian Florindo Email

Pequeña epistemología de la reincidencia*

La reincidencia es la figura legal que establece que alguien que cometió un delito, y fue condenado, ante la comisión de un nuevo delito será sancionado más duramente. Esto no solo parece ser el encubrimiento de una penalidad, mas allá de la pena establecida, sino que sienta las bases para una sociedad aristocrática - donde habita gente de bien y reincidentes, que deberían ser castigados más duramente- sino que también implica un vicio a los juicios que involucran a los que tienen antecedentes.

Cuando se escucha el galope de cascos, se suele pensar en caballos, nunca en cebras; pero no tenemos forma de saber hasta no hacer otras comprobaciones si son realmente caballos. De la misma manera, cuando una persona con frondosos antecedentes se enfrenta al tribunal, se suele pensar en su culpabilidad, y esto antes de cualquier comprobación positiva. Y es más, quizá llegó al tribunal porque las fuerzas policiales cometieron el mismo prejuicio epistemológico, y se puede ir aún afuera del poder punitivo estatal y pensar que la persona con antecedentes fue denunciada solo por tener estos. Total el camino a la condena para estas personas con prontuario es más fácil que para otros, y tiene como corolario que el que denuncia sin fundamentos también sabe que será menos posible que sea condenado por su fabulación dañina, y por eso ante la persona con antecedentes se suele denunciar con mayor impunidad.

Todos hemos sufrido en carne propia, en familiares o conocidos, historias médicas de personas con dolencias que arrastran por meses, años e incluso décadas, sin solución, y conocemos algunos casos en los que lustros después se descubre que la dolencia tenía otra génesis, y recién ahí se puede empezar a tratar el problema realmente y dejar de dar paliativos que, muchas veces, son inútiles, y casi siempre con efectos colaterales. Básicamente el error del tratamiento por años suele ser producto de un primer diagnostico errado, que hace repetir la practica médica. En medicina cuesta la salud y la vida, en la justicia, la libertad, la salud y la vida.

Ya vimos que los antecedentes vician los juicios posteriores. Si a esto le agregamos que el antecedente también puede ser erróneo, no se puede más concluir que epistemológicamente el uso de antecedentes es un disparate a la hora de administrar justicia, un disparate que excede a los acusados en juicios ya que los antecedentes suelen "contagiar" al barrio, que es tildado de peligroso y hace que ante un delito no resuelto se mire naturalmente a una zona geográfica en una socialización de antecedentes.

Sebastian Florindo, Buenos Aires 28-5-2014

Nota escrita para la Asociación Pensamiento Penal. Publicado originalmente en La Revista Pensamiento Penal.

Cristina jaqueada

por Sebastian Florindo Email

Cristina jaqueada

Desde la primera semana luego la reelección de Cristina Fernández de Kirchner –con el 54% de los votos legalmente computados, empezó una serie de medidas antipopulares, restricciones al cambio de divisas, restricciones a las importaciones – incluidos insumos básicos, medicamentos y productos no sustituibles por la producción nacional. Pero la situación económica no es la única fuente de descontento social, a esto se le suma una creciente censura de la opinión publica, de hecho en otro sector de esta web he dejado de subir las fotos del país, aunque principalmente por la falta de insumos. Otras razones de descontento social incluyen el deterioro de los servicio de Internet y telefonía celular, inseguridad y frecuencia de los servicios ferroviarios [ver video en este link] ; una inflación creciente que no es acompañada por aumentos saláriales acordes. Sin embargo la principal preocupación argentina es la inseguridad, ya que según la OEA (Organización de Estados Americanos) y de acuerdo a datos entregados por el propio gobierno nacional, La Argentina casi duplica el promedio continental de robos cada 100.000 habitantes poniendo al país al tope del continente en cuanto a inseguridad.

Como preanuncio de estos momentos difíciles que vive el país entero no hay que olvidar la segunda tragedia de Once el 22 de febrero de 2012. En esta tragedia, aun en proceso investigativo, murieron 51 personas y hubo mas de 700 heridos. A la gran tragedia social del hecho se le sumo la impericia de las fuerzas de rescate ya que Lucas Menghini Rey permaneció dos días en la formación y aun no se determino si su deceso se debió a la impericia en el rescate o a la tragedia en si.

En estos días hay protestas de las estas fuerzas armadas argentinas, en otras hay descontento. La baja de sus salarios, es la gota que revalúo el vaso; los descuentos llegan hasta el 70%!. Pero el problema no se limita a lo económico, la Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina, estas fuerzas cuentan con una alta precariedad laboral que incluye – entre otros – falta de seguro de accidentes de trabajo y uno medico que sea adecuado, falta de cobertura médica en muchas de las regiones donde trabajan. Otras pedidos que hacen las fuerzas son equipamiento adecuado y estar a derecho lo referente a su situación impositiva, es decir que piden el blanqueo del salario completo, ya que las sumas recibidas en negro no son computables a la hora de pasar a retiro.

A este reclamo de las fuerzas de seguridad se le suma la desaparición hoy de Alfonso Severo, testigo por la muerte de Mariano Ferreyra – muerto en un conflicto sindical ferroviario el 20 de agosto de 2010. No hay que el olvidar que el periodo kirchnerista ya tiene un antecedente en la desaparición el 18 de octubre de 2006 de un testigo en un juicio importante contra Miguel Etchecolatz, posteriormente condenado a cadena perpetua. Ambos testigos habían sido amenazados y no tenían custodia.

Pero el descontento social se suma por todas partes, Argentina es un país donde el futbol es la primera pasión y Brasil el primer rival a vencer en el corazón de gran parte de los argentinos. Sin embargo en la noche de ayer el evento tuvo que ser cancelado, algo inédito en un partido de expectativa mundial televisado a mas de 90 países. La razón fue un desperfecto técnico en el estadio de la provincia de El Chaco que dejo a la cancha sin la iluminación adecuada. El humor social en este caso se mide por la intrascendencia del tema.

Ahora bien desde distintos sectores políticos especialmente desde el gobierno, desde hace años, las protestas contra sus políticas son tildadas como golpistas, se pude decir que este grupo esta el campo y su protesta por el aumento de las retenciones a la exportación de la soja en 2009, a las protestas especialmente de sectores medios y medios altos con las restricciones bancarias y cambiarias entre otras, sin embargo, con el actual conflicto con las fuerzas armadas – encabezadora de todos los golpes que ha sufrido el país en toda su historia- no se escucha como en los otros conflictos enunciados con la misma intensidad el término golpista. Hoy a pesar del gran descontento social y el deterioro del poder político de la presidenta Fernández de Kirchner, no creo que haya un clima golpista, en cuanto al quiebre del orden constitucional vigente, sin embargo se están dando condiciones “destituyentes”, es decir, el forzamiento a que la presidenta deje su cargo por renuncia propia y que el vicepresidente Amado Boudou, llame a elecciones tal como lo expresa la legislación, esto debería ser en un corto plazo, ya que el mismo vicepresidente está sospechado de hechos de corrupción. Para terminar vale decir que en toda sociedad existen intereses contradictorios, pero gran parte del debilitamiento del gobierno son por errores políticos y comunicativos propios que opacan todo lo bueno que se ha hecho.

<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 20 >>